martes, 29 de diciembre de 2009

Itinerario




Era inevitable no extrañarte un domingo por la tarde, momentos donde no estábamos juntos y donde como estrella errante por el universo, guardaba mi luz para nuestro próximo encuentro.
Era como si cada domingo tuviera una especial sinfonía, en medio de mis recuerdos me paseaba por tu seductora geografía, mi perfume tocaba tus labios invitándome a la reunión íntima donde saciábamos todas nuestras mieles.
El añorar tu amor me reconfortaba, lejos de malgastarme te sentía como mi eterna melodía; cadencias leves pero intensas.
Cada lunes abría mis ojos con la esperanza de escuchar tu voz. Y entre los dos eternas horas sin importar nada, hablábamos como dos locos salidos de su celda encontrándose con la luz del día. El martes, suspirando entre tus brazos y ansiando por fin la llegada del miércoles. Ese día todo el mundo se alzaba en vuelo, las sábanas blancas esperaban nuestros cuerpos y nuestro furor resplandecía. Nuestros ojos se llenaban de una luz especial iluminando hasta la noche más oscura. El jueves sentía que mi esencia femenina estaba invadida de ti. El viernes inundabas mis oídos de mil te quiero. Por fin llegaba el sábado donde toda la tarde era nuestra, jugábamos hasta con el más mínimo detalle, convirtiendo todo en un amplio jolgorio. No sabíamos de nada más en nuestros encuentros, largas conversaciones mientras nuestras manos jugaban entre sí y, de vez en cuando un beso sellaba nuestros labios.
Hoy, después de mucho tiempo, recuerdo esos benditos itinerarios donde el amor florecía intensamente y siento que este pensamiento mío es válido, no importa que ahora ya no me ames, no importa que ahora no estés conmigo …

viernes, 25 de diciembre de 2009

jueves, 5 de noviembre de 2009

Mujer rota (Vídeo declamado)

video



Barcarolas de libertad


Barquitos de papel conteniendo letras representantes de sentimientos y penares largos. Van recorriendo sin rumbo las límpidas aguas y en su paso van tocando el viento y en cada susurro de un remolino, van diluyéndose sus frases. Otras, ávidas de evasión alzan sus manos queriendo tocar el sol que se pasea por sus lomos.

Barcos de cartas en las que una mano depositó sentimientos, palabras que finalmente morirán cuando los remolinos las ahoguen y se conviertan en nada. Figuras de papel que transportan sueños rotos.

Esa es su misión cuasi divina, desplegarse y acoplarse con la frialdad de la corriente, hasta borrar las huellas del desamor impresas: Después de trasegar un tiempo, el agua diluirá los barquitos dejando atrás un alma limpia, un alma que está lista para nacer nuevamente a la vida, apegándose al olvido como puerta de salvación y cantando barcarolas de libertad.

lunes, 19 de octubre de 2009

Alma de Loto

Prosa destacada en el mes de noviembre en Letrasyalgomas.

I

En sus sueños infantiles una imagen se repetía: un camino que en su recorrido en un pozo pequeño se convertía y al girar su mirada, miles de ellos se multiplicaban. Formas caprichosas y enigmáticas, que la frescura de su edad no alcanzaba a descifrar. Los espejos de agua siempre la detenían.

II

El sueño se escapó, cual mariposa sin saber dónde fue. En los estertores de su inocencia y en el comienzo de la primavera, trazos recurrentes formaba su mano sobre una hoja de papel. Líneas cóncavas que llegaban a su cúspide para luego bajar a formar otra y otra, hasta completar una imagen oculta para ella. Simplemente era una flor que al fragor de la vida entre sus manos nacía radiante, forjando su alma de mujer.

III

El destino caprichoso mostró su sabiduría y aquel rostro contemplándose en las cristalinas aguas de su infancia, volvió a tomar vida para mostrarle su significado: Los caminos truncados por las aguas eran encrucijadas hiladas como madejas echadas en suerte, para que ella las desanudara.

Los trazos incomprensibles despertaron en flor de loto escondida bajo los espejos. Era ella como arcana quien tenía el mensaje cifrado, le pronosticaba los senderos que recorrería donde las lágrimas aumentarían el caudal del lago; en su terquedad le cantaba que no podía cambiar las líneas de su destino y entre la divinidad de sus hojas ella estaba destinada a renacer cada día. La fuerza de sus pecíolos la soportaban para que sorteara los caminos y para que su alma emergida del fondo del lago, dejara olvidados sus espejos pueriles. Cada uno de ellos, hizo puente para que su marcha continuara y retozara de pétalo en pétalo, completando pasajes en la historia de su tiempo, llevándola a comprender que su vida infante sigue acurrucada en el centro del loto con energías nuevas y, fortalecidas por la escena de su existencia rota.

Marzo, 2009


lunes, 31 de agosto de 2009

Luna negra


Recorremos el camino a tientas y sin manual en la mano. Así llegamos a vivir: minuto a minuto con la esperanza de atinar siempre en lo correcto. Pero el juego de la vida nos introduce en tómbolas sin cesar y caminando a tientas nos aferramos a ilusiones, falacias de cristal que en un momento estallan convirtiéndose en aullidos que laceran el alma y que el silencio cobija sin importarle nada. El tiempo indiferente observa los movimientos en falso que a causa de nuestra inocente intención, no nos deja ver clara la perspectiva aún no construida: castillos que se desvanecen rodando por el suelo a sabiendas que considerábamos válidas nuestras expectativas.

Y en paralelo, momentos donde alzamos la mano con la certidumbre de que apostamos y ganamos, echándonos en la valija nuestros aciertos, aquellos que para bien o para mal, más adelante nos mostrarán sus consecuencias.

No hay nada más que hacer sino enfrentar nuestros remolinos, nuestras aguas mansas, tempestades y calmas, así tengamos que bebernos cada gota de la copa amarga para el posterior olvido, o hacer el brindis de alegría por nuestros afortunados momentos. ¡Así es la vida!

Es un juego donde apostamos y a veces llevamos la jugada perdida. Sueños que se rompen y las lágrimas lavan nuestra cara, desahogando el puñal que llevamos dentro.

Siempre apostamos a ganar, pero el inexorable tiempo nos da trastadas mostrándonos las huellas imborrables de nuestros pasos, que se desencadenan en momentos aciagos donde la luna negra recorre nuestro sino.

Agosto, 31, 2009


miércoles, 19 de agosto de 2009

Óleos de alegría y dolor

Prosa destacada en Letrasyalgomas, mes de octubre, 2009
Breves momentos donde se entrelazan la vida y la muerte, la alegría y el dolor.
Una manita se prenda de la vida, y otra arrugada y cansada quiere partir en briosos corceles azules. Infinidad de risas infantiles, lágrimas bajan por la mejilla del vagabundo que no encuentra comida.
Una golondrina hace nido en el alero de una iglesia y el sol se cuela inundado la cruz con vestigios de dolor humano. Plegarias y lágrimas ante el difunto y en la pila cae el agua bendita sobre la cabeza de un infante. Los tambores de guerra suenan, los valientes caen en masa tendidos y una flor se levanta para alumbrar sus almas ascendidas…
Una madre pare con alegría y otra entre surcos de arrugas bendice los restos de su hijo. El espíritu enigmático de la vida es el mismo para los que ganan o los que pierden. Las hierbas seguirán creciendo y las semillas abasteciendo. Sobre los mares los jinetes del apocalipsis continuarán su marcha y en los bosques crujirán las maderas derrumbándose de viejos.
Vida, alegría, muerte y dolor, de la mano galoparán de siglo en siglo.
Abril, 2009

Brevedad

Suave tranquilidad recorre la mañana al unísono de la lluvia que lentamente forma un tímido velo blanco; diminutas gotas besan los vidrios de mi ventana. Lo grisáceo no devuelve de mis recuerdos amores incomprendidos, se retira para dar paso a nubes bordadas con ribetes azules tocados por la imponencia de los rayos solares. Y con ellos surge en mi pensamiento analogías de la brevedad que somos y de la diversidad de representaciones del ser humano.

Vagas estancias y disolutas vidas en que se pierde la meta no propuesta, a sabiendas de la creación innata que cada ser arraigado tiene. Nubes que se disuelven en la nada, minutos al vaivén de la vida, seres estacionarios que se esfuman en el ocaso de la vida, sin descubrir el por qué de su recorrido.

Marzo, 2009