lunes, 31 de agosto de 2009

Luna negra


Recorremos el camino a tientas y sin manual en la mano. Así llegamos a vivir: minuto a minuto con la esperanza de atinar siempre en lo correcto. Pero el juego de la vida nos introduce en tómbolas sin cesar y caminando a tientas nos aferramos a ilusiones, falacias de cristal que en un momento estallan convirtiéndose en aullidos que laceran el alma y que el silencio cobija sin importarle nada. El tiempo indiferente observa los movimientos en falso que a causa de nuestra inocente intención, no nos deja ver clara la perspectiva aún no construida: castillos que se desvanecen rodando por el suelo a sabiendas que considerábamos válidas nuestras expectativas.

Y en paralelo, momentos donde alzamos la mano con la certidumbre de que apostamos y ganamos, echándonos en la valija nuestros aciertos, aquellos que para bien o para mal, más adelante nos mostrarán sus consecuencias.

No hay nada más que hacer sino enfrentar nuestros remolinos, nuestras aguas mansas, tempestades y calmas, así tengamos que bebernos cada gota de la copa amarga para el posterior olvido, o hacer el brindis de alegría por nuestros afortunados momentos. ¡Así es la vida!

Es un juego donde apostamos y a veces llevamos la jugada perdida. Sueños que se rompen y las lágrimas lavan nuestra cara, desahogando el puñal que llevamos dentro.

Siempre apostamos a ganar, pero el inexorable tiempo nos da trastadas mostrándonos las huellas imborrables de nuestros pasos, que se desencadenan en momentos aciagos donde la luna negra recorre nuestro sino.

Agosto, 31, 2009


2 comentarios:

Ranita Azul dijo...

"Luna negra" o soles que achicharran las ideas, amiga mía, pero ahí vamos dando palos de ciego algunas veces y otras, acertando en más de una espalda para que nos dejen. Claro que lo hacemos con tiento y pidiendo permiso... ¡Jajajaja!
Pero mira, acabo de darme cuenta que debo ir despacio y ya sabes por qué... Es que el horizonte le tengo como encima y me molesta pasar la raya, entonces sí que cojo el cayado por si también hay que abrirse paso de alguna forma...¿Quién me dice lo contrario? Siempre el palo acompaña. "Mejor es lo malo por conocido que bueno por conocer"

Una rana con humor tan negro como esa luna tuya. Besos.

Ethel Saavedra Garcia dijo...

Muy bueno tu humor, jajajaja...

gracias Ranita...