miércoles, 11 de febrero de 2009

Yin yang


Arropadas por el filo de la noche dos siluetas mirándose frente a frente. Cortas distancias residen entre los dos, mientras la luna camina por la habitación. Tímida escala musical, agazapada entre sedas de orgásmicos colores contempla la escena, luceros titilantes entre ellos y por la ventana se escurre el suave olor del amor fresco invadiendo lentamente sus cuerpos.
Sueños candentes y sus bocas entreabiertas: yin yang de la pasión. El ritmo del canto florece en sus manos mientras sus pies cantan en re mayor. El arpegio galopa y por breves momentos en la oscuridad nace la luz; movimientos ondulantes y el silencio se convierte en sonido. Interludio de besos y caricias a la espera de la vida y la muerte, cuerpo y mente sumergidos en los ochos del amor; sus cinturas entretejen nuevas partituras. Femenino y masculino danzan en la espiral mágica, mientras la tonalidad cambia a su tono más alto. Cascadas de besos y caricias y la luna se pone en medio de los dos. Acto seguido las tonalidades cambian de tono a menor. La luna cubrió sus cuerpos y blindó el amor.
Etelsaga. Dic. 2008

2 comentarios:

A alma em viagem dijo...

Achei muito lindo tua pagina, faça uma visita a minha pagina.
Ivaneti

Ethel Saavedra Garcia dijo...

Dame por favor el link de tu página y con mucho gusto la visito...